fbpx

Los 5 fallos a evitar por empresas en medios sociales

Los medios sociales son mucho más que un escenario en el que subirse para hacer autopromoción de marca. Utilizar la presencia corporativa en redes sociales, blogs, foros, etc. Para hacer un monólogo unidireccional y desaprovechar su inmenso poder de prescripción es el equivalente a no atender las llamadas telefónicas de los clientes.

Compartir contenido promocional en los diferentes canales es algo necesario. Ahora bien, éste no debe superar el 50 % del total de las publicaciones. No hay que olvidar que el objetivo principal debe ser aportar valor y llegar a los usuarios, no aburrirles con un discurso monotema, para lo que hay que evitar cualquiera de estos cinco errores:

1.- Irregularidad y exceso en las publicaciones: El exceso es tan grave como la carencia. Los seguidores están dispuestos a recibir un número limitado de actualizaciones. Superarlo implica ganarse, tarde o temprano, un unfollow.

2.- Egolatría: Muchas empresas caen en la tentación de emplear los medios sociales para hablar únicamente de su marca olvidado que para eso está la página web y no los perfiles de las redes sociales.

3.- Abuso de sorteos: Aumentar la comunidad mediante concursos o sorteos es algo lícito, siempre y cuando se haga de forma puntual. Tratar de captar seguidores únicamente con sorteos y regalos solo atraerá «cazatesoros digitales» además de depreciar el valor del producto y perjudicar la imagen de marca.

4.- Desprestigiar a la competencia: Es imposible generar confianza entre los usuarios faltado el respeto a otras compañías del sector. La ética debe estar presente en la política de empresa y así debe trasladarlo y mostrarlo en todos sus movimientos, especialmente en su comunicación.

5.- Deshumanización: Si algo que agradecer a los medios sociales es la posibilidad que han brindado a las compañías de humanizar su relación con los clientes. Utilizarlos como robots autómatas y renunciar a su potencial es una torpedad que se paga con la pérdida de engagement.

 

Estos cinco puntos pueden resumirse en uno: falta de estrategia. Algo tan común como fácil de solucionar.

Artículos recomendados

Dejar un comentario